Rohdetherm

Recocido brillante

El recocido brillante se define como tratamiento térmico de acero no aleado o de baja aleación y de metales no ferrosos bajo un ambiente de nitrógeno-hidrógeno. La parte de hidrógeno varía en función del material y de la temperatura de proceso y, al fin y al cabo, también del resultado deseado del proceso.

Si la atmósfera existe en primer lugar de nitrógeno (a saber <= 5 % de parte de hidrógeno), no se producen reacciones dignas de mención de la atmósfera con el material a recocer. El gas protector (en este caso, por ejemplo, gas de formación 95/5) sirve en primer lugar para desplazar los gases oxidantes de la cámara de procesos del horno, como por ejemplo oxígeno (aire) o vapor de agua. En la medida en que aumenta la proporción de hidrógeno en la atmósfera del horno, va aumentando cada vez más la importancia del efecto de la reducción de óxidos de superficie. A la vez también aumenta la capacidad de conducción térmica del gas protector con el aumento de la parte de hidrógeno. Esto posee además un efecto favorable adicional en las velocidades de calentamiento y de enfriamiento del material a recocer. Para determinados grupos de materiales debe practicarse el tratamiento por el peligro de la nitruración involuntaria bajo gases nobles, p. ej. bajo mezclas de hidrógeno-argón. Los tratamientos térmicos bajo una pura atmósfera de hidrógeno tienen lugar en hornos equipados especialmente. Tales hornos, de los tamaños más diversos, están incluidos por supuesto en nuestra gama de productos. Las mezclas de nitrógeno-hidrógeno puede ponerse a disposición para ello como gases protectores listos (p. ej. depósito o grupo de botellas) o también se generan directamente en el horno en nuestro puesto de regulación a base de gases individuales.