Rohdetherm

Bonificación

La bonificación se define como el templado con revenido posterior en temperaturas por lo general más altas. Con ello se consigue una tenacidad mayor con una resistencia determinada a la tracción. La bonificación induce a un aumento de la resistencia a la tracción, del límite de estiraje, de la estricción y de la resiliencia en comparación con el estado recocido normal.
 
Muchos aceros son suministrados por las fábricas de acero en forma de piezas laminadas o forjadas en estado bonificado. Por lo general, los valores de resistencia a la tracción oscilan, en función de la sección, entre 700 y 1000 N/mm². Un mecanizado con arranque de virutas aún es posible sin mayores dificultades. Un inconveniente de la bonificación de piezas es que no siempre se consigue una regularidad óptima de la estructura ya que por lo general se tratan en forma simultánea lotes relativamente grandes en hornos y baños de templado rápido. En la bonificación de piezas, el material a templar puede ser separado mejor uno de otro (distribución no apretada de la carga). Con ello es posible un calentamiento y un enfriamiento brusco más uniforme. Los gastos en la bonificación de piezas son mucho más elevados que en el acero bonificado en fábrica.